Arte con piedras pintadas con peces.

Cómo se hizo: Mediterrariums

Mediterarriums – Composiciones Decorativas Artesanales

Ingredientes(Para un Mediterrarium):
- Guijarros del mar Mediterráneo (Entre 3 y 8 por composición)
- Un puñado de gravilla o teselas de gresite, al gusto.
- Capas de barniz.
- Pintura acrílica a los finos tonos.
- Pintura blanca, en función de cada diseño concreto.
- Resina Epoxi transparente.
- Listones de madera y panel de MDF.
Guijarros del Mediterráneo
Guijarros del Mediterráneo.

Los guijarros estaban allí tirados por toda la orilla. Y había tantos…
Me acordé de haber visto piedras pintadas en internet, en plan artesanal. (Muchas, muchas piedras, toneladas de ellas.)

También recordé aquellos videos de gente vertiendo Epoxi sobre todo tipo de superficies o encapsulando diversos objetos. (Muchos, muchos videos, gigas de ellos.)
La resina Epoxi es una resina líquida transparente que al curar se endurece como una roca, pero adquiriendo un acabado y una apariencia como de cristal.

Esas dos ideas estuvieron revoloteando por mi cabeza durante unos días…
Concepto semi-abstracto 1: Pintar piedras.
Concepto semi-abstracto 2: Cubrir piedras con Epoxi.

El primer punto se concretó bastante rápido, porque…

  • Iba a recoger las piedras directamente de la playa.
  • Estábamos en el Mediterráneo.
  • Las piedras, además, iban a terminar como «sumergidas» en esa especie de agua mágica solidificada…

Así pues, que me decantara por los peces parecía algo predestinado.
Los búhos, perros, pájaros y cactus que barajé como otras opciones quedaron rápidamente descartadas. (Aunque prefiero decir aplazadas.)

En algún momento entre todas esas tomas de decisión, opté además por fabricar unas cajas/marco que sirvieran de contenedor/soporte para los conjuntos. Así que tras decidirme por los listones y tableros de MDF más adecuados, procedí a a diseñar los marcos. Los planos eran secretos hasta este momento, apreciado/a lector/a, pero los he desclasificado para la ocasión. 😉

Planos Secretos Mediterrariums
Planos ultrasecretos de los marcos/contenedores.

Estaba dispuesto a abarcar la titánica tarea de cortar cada pieza a mano con alguna pequeña sierra, pues no dispongo de taller ni de excesivo espacio, ni tampoco de herramientas eléctricas. Habría sido un empastre y el resultado, además de no quedar igual de bien, me habría hecho perder mucho tiempo en el proceso. Afortunadamente, en este punto me ayudó mi siempre voluntarioso amigo Miguel y su extraordinaria sierra caladora. (Y generadora de serrín en cantidades industriales.)

Listones de Madera y MDF
Listones de Madera y bases de MDF, cortados y ordenados.


Por supuesto ahora haría falta lijar, encolar, aplicar algún que otro clavo, barnizar, pintar…
Iba a estar entretenido durante algunas cuantas tardes. (O más, vaya)

Seguí procediendo, probando con diversos barnices y pinturas buscando los más adecuados, en un proceso con un cierto grado de ensayo/error. Descarté, por ejemplo, una pintura acrílica de un tono celeste que empleé en principio en los interiores.
La pintura acrílica blanca recogía mejor la luz exterior y además servía de aislante al contener el posterior vertido de la resina, evitando su desbordamiento. ( Hubo alguna catástrofe por el camino en ese sentido.)

Con Gravilla y Gresite
Con Gravilla y Gresite

Paralelamente al desarrollo de las cajas fui trabajando con el contenido, escogiendo grupos de piedras de entre el generoso montón que me traje del Mediterráneo y formando pequeñas familias o bancos de futuros peces atendiendo a sus formas y tamaños.

Disposición
Disponiendo los elementos en su relación con las áreas
Encaje
Encajando los grupos de peces atendiendo también al volumen.

El siguiente estado del proceso consistió en darle vida a las piedras pintando los peces. Algunas familias tendrían más variedad cromática, mientras que otras conservarían intencionadamente los tonos de los propios guijarros. Esto lo hice atendiendo en todo momento a la sensación de conjunto, procurando que las composiciones resultaran siempre armónicas y equilibradas.

Banco Peces Antes y Después
El mismo banco de peces. (En bruto a la izquierda y pintados con acrílicos a la derecha.)

Además, lavé con jabón cada piedra y decidí aplicar a cada una de ellas un barniz protector para evitar en la medida de lo posible que soltaran algún tipo de arenisca o impureza.

En este punto, los Mediterarriums – Composiciones Decorativas Artesanales, habían tomado ya forma.

El Mar Está Vivo
Hay familias, pero no hay dos iguales
Color Full
El Mar está Vivo

El último paso, el del vertido de la resina, fue el más delicado. En este punto cualquier fallo al elaborar la mezcla de sus dos componentes (resina y catalizador) podía arruinar todo el trabajo.
Explicar las características y maneras de proceder con este producto darían para una entrada de blog todavía más extensa que esta.

Baste decir, a modo de síntesis…

  • La mezcla tenía que estar hecha con los porcentajes adecuados de cada producto.
  • La superficie debía permanecer perfectamente horizontal, debido a las características fluídas del mejunje.
  • Hubo que trabajar sin respirar cerca del proceso: Los vapores resultantes de la resina Epoxi son muy tóxicos.
  • El curado de la resina exigía que no excediera el centímetro y medio de profundidad, porque habría dado problemas al endurecer. Por ello tuve que abordar este estado de la fabricación de cada Mediterrarium en dos sesiones, separadas unas 48 horas entre sí.
  • Luego también estaba el viento, la lluvia, las palomas incontrolables y la amenaza de las burbujas que podían aparecer durante los primeros minutos del vertido.

No hice fotos del proceso de vertido de la resina por estar concentrado en todos esos aspectos, que requerían de toda mi atención y pulso.

Por supuesto, el asunto de la resina implicó estudiar bien las propiedades de este producto. Consulté en youtube algunos videos de gente experta en el tema y atendí a sus recomendaciones.
Tutoriales como el de Idepo Composites sobre el encapsulado de una araña me abrieron los ojos y me ayudaron a trazar el camino a seguir. Aunque hice pruebas con otras resinas y los resultados fueron buenos, al final me decanté por comprarles el producto a ellos. (Son de mi misma ciudad, fueron muy atentos cuando les visité y la resina que me vendieron funcionó a las mil maravillas).
Los tutoriales y consejos de Manlima también me sirvieron de gran ayuda.

En fin, que por la red se puede encontrar uno a gente muy maja siempre dispuesta a compartir sus conocimientos con los demás.

Nada más, solo queda desear que te haya resultado interesante toda esta historia sobre el proceso creativo de los Mediterrariums y que te pases a echarles un ojo.
La verdad es que disfruté mucho haciéndolos y ya tengo como ganas/necesidad de hacer algo más en esa línea. 🙂

Mediterrariums Terminados
Mediterrariums Terminados

Galería con los Mediterrariums terminados:

Mediterarriums – Composiciones Decorativas Artesanales

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SMICSMAC utiliza cookies propias con finalidad funcional y de terceros (tipo Analytics) para mejorar la navegación y darte mejor servicio. (De paso, cumplimos además con la ley XD.) Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso.    Más información
Privacidad